Selección de personal

 

El capital humano es el recurso o valor más importante que una empresa u organización puede tener. Como valor que es, deberá ser mimado y cuidado, y ayudarán tal fin las siguientes acciones positivas, siendo necesarias que formen parte de la idiosincrasia de la empresa:

  1. Buscando la idoneidad de los trabajadores a través de una buena selección evaluando si su valores personales se alinean con los de la empresa, si cuentan con las competencias, el perfil blando y el perfil duro necesarios para el buen desempeño en el puesto.
  2. Considerando al trabajador como un cliente más de la empresa, ya que si éste está satisfecho con el trato recibido por sus superiores y compañeros será el mejor comercial y embajador de los servicios y productos que ofrece la organización.
  3. Motivando al empleado. Para ello habrá que conocer muy bien cuáles son sus necesidades y motivaciones personales para que se encuentre satisfecho. Un capital humano satisfecho va a tener un rendimiento mayor que un capital humano quemado e insatisfecho. Por ejemplo, algo que puede incentivar al trabajador, sin contar con las mejoras salariales, es facilitarle el compatibilizar su vida familiar con la laboral, permitiéndole que tenga un horario flexible de entrada y salida a su puesto.
  4. En relación a lo anterior, al igual que se fideliza al cliente externo, hay que buscar la fidelización del cliente interno (trabajador o trabajadora). De esta manera se sentirá comprometido con la misión, visión y valores de la organización.
  5. Garantizando su salud y bienestar dentro de la empresa, no sólo por imperativo ético, sino que también redundará en un menor absentismo o una menor rotación externa (abandono de la empresa por otra con mejores perspectiva y trato).
  6. Siempre que sea posible, será muy gratificante para el trabajador o colaborador que lo desee disponer de la oportunidad de un plan de carrera dentro de la organización, pues así sentirá que se cuentan con él para el futuro, que progresa.

Cuando una empresa necesita reclutar activos de personal debería partir de una planificación previa reflexionando sobre los siguientes aspectos:

  • ¿Qué puestos han de cubrirse?
  • ¿Se pueden cubrir con personas que ya forman parte de los recursos humanos de la empresa?
  • ¿Qué características han de tener los aspirantes?
  • ¿Necesitan experiencia o pueden ser formados una vez que se incorporen?

Esto dependerá de lo acuciante que sea cubrir el puesto y de la oferta de aspirantes. A veces, se hace necesario contar con personas que se adapten muy rápido al puesto. Como le gustaba decir a un consultor, que tuve la fortuna de tener como profesor, en lo referente a la selección de los mejores candidatos para un puesto determinado; “Podemos entrenar a un pavo a subir a la copa de un pino, pero tal vez sea mejor y más rápido escoger a una ardilla para realizar dicha tarea”

La selección de personal es un proceso estratégico en la empresa que puede ser llevado por un profesional de la psicología, ya sea interno o de un servicio externalizado.

Objetivos del psicólogo en el proceso de selección

  • Evaluar de la idoneidad o no de un candidato o candidata al puesto al que opta.
  • Valorar en los candidatos los cuatro factores clave que mejor pueden predecir su desempeño.

QUIERE + PUEDE + SABE + VALE

En definitiva:

CONOCER LAS COMPETENCIAS DE LA PERSONA QUE PREDIGAN SU ÉXITO FUTURO EN EL PUESTO

Pruebas, recursos y herramientas que serán usadas conforme avance el proceso de reclutamiento

  • Análisis del puesto.
  • Perfil profesiográfico o profesiograma del trabajador; cualidades más deseables que un candidato/a ha de presentar para un mejor ajuste al puesto del trabajo.
  • Archivos previos de candidatos (Currículos, cartas de presentación, solicitudes) o a través del portal del trabajador si se opta primero por el reclutamiento interno.
  • Anuncio del proceso de selección en redes sociales o portales de empleo (reclutamiento externo).
  • Psicotécnicos.
  • Test de personalidad.
  • Pruebas específicas para valorar el desempeño acorde al puesto.
  • Hoja resumen de selección.

Foto-Mural en vestíbulo del The Metropolitan Museum of Art, Nueva York. Foto de Tomás Quirosa

La entrevista de personal complementará a las pruebas previas. Aquí es donde se hace preceptivo reivindicar el papel del psicólogo, pues su formación y su experiencia (incluso en intervención clínica) le capacitará predecir el ajuste del candidato o de la candidata y su rendimiento futuro, detectando en la medida de lo posible, simulaciones, deseabilidad social o gran capacidad para venderse por parte de la persona evaluada.

Finalmente el psicólogo o técnico de selección emitirá una recomendación sobre la contratación de los candidatos más idóneos tanto a la alta dirección como a los superiores inmediatos del futuro empleado/a.