Causas de los olvidos

 

Sería interesante diferenciar entre quejas de memoria y problemas de memoria. En lo que respecta a los problemas de memoria decir que nos vamos a econtrar problemas con causas orgánicas con una afectación del cerebro, como por ejemplo las demencias vasculares o multi-infartos, el Alzheimer o las demencias con Cuerpos de Lewy. Estos problemas suelen ser irreversibles, poco sensibles a un trabajo terapéutico y van aumentando a medida que el córtex cerebral va perdiendo su funcionalidad conforme la patología va expandiéndose. En cambio, las quejas de memoria se deben más a una falta adecuada de atención a aquella información que queremos recordar. La posibilidad de reducir dichas quejas y, por tanto, de mejorar el rendimiento cognitivo y memorístico aumentan conforme la persona va aumentando su conciencia de los fallos de memoria por un lado, de focalizar su atención a la estimulación y del uso de trucos nemotécnicos.

De hecho, los despistes, fallos de memoria o quejas subjetivas de memoria que se tienen en la senectud son frecuentes en la juventud, pero la importancia que se les da es mayor, culpándose a la edad o a los problemas de salud.

Estos son algunas de los pensamientos o “historias” que refieren los participantes en mis  talleres de memoria:

“Estoy tonta”.
“Estoy despistada”.
“¿Tendré ya el Alzeheimer, será hereditario?
“¡Qué viejo estoy ya!”.
“Mis fallos de memoria son debidos a los nervios”.
“No presto atención a lo que me dicen porque estoy pensando en lo que tengo que decir a continuación”.
“A mi se me borra la memoria, es porque tengo dislexia”.
“La falta de fe hace que olvidemos”.

Se debe recalcar que estas historias que les vienen a estas “ personas olvidadizas” no son más que palabras que les dice su mente, por tanto no son ni la causa real de los fallos de memoria ni tampoco barreras infranqueables a la hora de reducirlas o minimizarlas. Las quejas subjetivas de memoria son bastantes comunes entre las personas mayores. Los programas para abordar estas quejas han proliferado en los últimos años. Diversos estudios han encontrado que las quejas subjetivas que presentaban las personas mayores sanas, no eran predictivas de un deterioro cognitivo pasados 6 años y que podrían tener más que ver a factores emocionales como la ansiedad y la depresión.

Principales causas de los fallos de memoria

  • Falta de atención a la información relevante por “quedarnos enganchados” a pensamientos, recuerdos o sensaciones. Por tanto, difícilmente podremos recordar algo si estamos haciendo conductas incompatibles con
  • Falta de interés en lo que nos dicen o vemos en TV. Nos acordamos del día de cobro y de nuestro primer beso, pero no de lo que nos contó la vecina en el supermercado. Un buen consejo para que no ocurra lo mismo cuando somos nosotros los que contamos algo a otra persona es saber enganchar la atención, hacer interesante nuestra conversación.
  • Poco uso o repaso de la información a la cual atendimos en momentos previos.
  • Creernos las historias sobre la edad y nuestra capacidad para recordar que nos vienen a nuestra cabeza (lo que nos dice el Loro).
  • Descuidar el jardín: el Jardín es la metáfora de nuestra vida; tenemos plantas, que serían los aspectos que nos importan y que tenemos que cuidar a diario si queremos que florezca y se muestre frondoso. También hay malas hierbas; experiencias y recuerdos aversivos que re-experimentamos una y otra vez. Podemos dedicar nuestro tiempo a cortar las malas hierbas, y que al poco tiempo vuelvan a aparecer, o ignorar estos hierbajos y dedicarnos a regar y cuidar las plantas que de verdad nos llenan.
  • Falta de trucos para recordar la información.
  • Problemas sensoriales de vista o audición, que van a dificultar la relación con el contexto estimular que nos rodea.

Aquí podrás encontrar recursos y una nueva forma de entender “los problemas de memoria” y cómo obtener un mejor rendimiento de tu  funcionamiento intelectual.

Descargas de interés