Temas a tratar

En este menú encontrarás temáticas que tradicionalmente han acaparado notoriamente la atención de la psicología, y como no podía ser menos, la del MÉTODO QUIROSA también. Las temáticas a las que me refiero son las relaciones de padres e hijos y la intervención psicológica en situaciones de crisis y primeros auxilios psicológicos.

Además, podrás encontrar recursos de tópicos que si bien han interesado a la psicología no siempre han gozado, a mi parecer, del lugar que les corresponde entre las disciplinas sanitarias. Más concretamente el cuerpo de conocimientos generados desde la Psicología de la Salud y la Medicina Conductual. Desde estos dos marcos teóricos me gustaría exponer algunas intervenciones que he realizado en torno:

  • La mejora de la Calidad de Vida en la Enfermedad Crónica
  • A las aportaciones que se derivan de la relación de la enfermedad del Cáncer y la Psicología
  • Las aportaciones de la Psicología a la Odontología.
  • La Alimentación y los Hábitos Saludable

En esta sección mostraré algunas de las alternativas que el Análisis Funcional, el Contextualismo Funcional y el Método Quirosa pueden ofrecer al concepto de creencias y al Modelo de Salud predominante, que se ha visto poco efectivo en alterar comportamientos de riesgo o para que las personas adopten conductas profilácticas.

Los últimos estudios nos muestran que contamos con una aproximación clínica conductual para trabajar las distintas problemáticas tanto en la prevención como en el tratamiento de los problemas de salud tanto en el ámbito de los grupos como de forma individualizada y que deriva de la RFT (Teoría de los Marcos Relacionales), y es la Terapia de Aceptación y Compromiso. Esta intervención ofrece un elemento clarificador con el que vamos a trabajar unos comportamientos pro salud en la persona; este elemento clave es que a la persona en cuestión caminar hacia los valores de esa persona y concretamente el que hace referencia a su salud.

Por ejemplo, en el caso de alguien que padece hipertensión arterial, la intervención pondrá el foco en evaluar si sus comportamientos relacionados con la alimentación (reducción en la ingesta de sal, azúcar y grasas saturadas), de ejercicio físico,  de adherencia al tratamiento farmacológico o la expresión de la ira (sin caer en una evitación experiencial de ese sentimiento), van dirigidos hacia lo que esa persona valora con respecto a proteger su salud. Una salud preservada le va a permitir a su vez hacer más cosas relacionadas con los otros valores de su vida, o por el contrario, responderá más a un calmar a corto plazo sus ansias de comer lo que quiera, sucumbir a la desgana y no hacer ejercicio o desahogarse con los demás y con el mundo que le rodea, porque piensa que “aguantarse la ira es perjudicial”.

Objetivos

Lo que pretendo mostrar con esta sección de Piscología y Salud en particular y con la web METODO QUIROSA es que al controlar nuestro comportamiento, o dicho de otra manera, autorregulando nuestra conducta podemos prevenir enfermedades y dolencias derivadas de accidentes o de conductas de riesgo, promover la salud y a trabajar en la rehabilitación una vez que aparece la enfermedad.

  • En lo que concierne a la prevención, por un lado destacaremos la importancia de evitar conductas que nos llevan de manera inmediata a problemas de salud o incluso que pueden comprometer nuestra vida. Esto, el uso del cinturón o el casco cuando conducimos. A medio plazo, el uso del preservativo, la higiene postural o la higiene bucodental. Y a largo plazo evitando factores que se han demostrado que favorecen la enfermedad. En este sentido tenemos que apuntar que, según los estudios que se consulten, entre el 80 y el 95% de las enfermedades que conocemos tienen que ver con la epigenética. Es decir, como las variables medioambientales y comportamentales pueden afectar al ADN celular lo que va a llevar a desarrollar problemas metabólicos, cardiológicos, neoplásicos o autoinmunes. Variables que se han relacionado con la epigenética serían el consumo de carnes rojas, los químicos ambientales, el tabaco o el estrés mantenido en el tiempo.
  • Con respecto a la promoción de la salud, para llevar a cabo factores protectores frente a la enfermedad por ejemplo con una dieta basada en vegetales o haciendo un ejercicio físico regular.
  • Y mejorando el manejo de la enfermedad una vez que aparece (rehabilitación) para ofrecer un mejor pronósticos o evitar las recidivas en casos como la hipertensión arterial, la diabetes, el lupus, el cáncer o los infartos.

Referencia:
Gil Roales-Nieto, J., Blanco Coronado, J.L. y Moreno San Pedro, E.(2006). Hábitos y Creencias de Salud en Médicos y Estudiantes de Medicina. International Journal of Psychology and Psychological Therapy. Vol. 6, Nº. 1 págs. 99-1