Seducción para el amor

Se podría definir seducción como la influencia que una persona (seductora) ejerce sobre otra (seducida) generando en ésta atracción, deseo y esperanza de pasar tiempo con quien seduce para obtener placer y satisfacción sexual.

La seducción es un proceso comunicativo que se da en un entorno social ya sea cara a cara o través de la interacción por las redes sociales para al final conocerse en persona (Seducción 2.0). En esa interacción dos personas se dan a conocer adoptando una de ellas un papel más pasivo (la recompensa deseada) y otra más activo o quien toma la iniciativa (quien conquista). Hay ocasiones, en las que la conquista requiere menos esfuerzo ya que hay un intercambio de papeles, y una predisposición a conocer y a dejarse conocer, y la recompensa pasa a desear al activo más rápidamente.

Otras veces, quien seduce ha de invertir más tiempo y esfuerzo para lograr conseguir que su objeto de deseo, el cual siquiera se había percatado de la existencia del seductor ni mostrado el más mínimo interés, cambie su estado mental (que piense en él) y emocional (que sienta algo por él) para querer estar con él. Ese patrón de relación con otras personas en las que media la conquista, el romance, el sexo y la pasión se remontaría prácticamente a los orígenes de la civilización humana. Por ejemplo, Ovidio Nasón en el siglo I a.c. con su Ars Amatoria pretendía instruir a los enamorados de Roma en cómo conquistar a la persona por la que suspiraban. Posteriormente, la literatura, la música o la psicología se han hecho eco del arquetipo de Don Juan que recogiera Tirso de Molina en su El burlador de Sevilla y convidado de piedra, allá por el 1630.

El término “Don Juan”

Los donjuanes de nuestros días se parecerían a ese arquetipo en que una vez que conquistan a su objeto de deseo, pierden todo su interés en esa conquista pues lo hacen como diversión y disfrutan del reto de conquistar a mujeres que se muestran más inaccesibles porque también se saben más solicitas por otros hombres. Obviamente, esa forma de actuar a corto plazo les puede traer gratificaciones, pero a largo plazo es muy probable que les genere malestar al sentirse solos y con una dudosa reputación a los ojos de las chicas que dejaron en su camino. El análogo femenino de Don Juan  sería la femme fatale o mujer fatal que tiene sus referentes en el personaje bíblico de Dalila o en el histórico de la espía conocida como Mata Hari.

Un siglo después, en 1725 nace en Venecia Giacomo Casanova, quien a sus sesenta años se retira para escribir sus memorias de su intensa vida para dar cuenta, en muchas de sus 3000 páginas, de sus aventuras y desventuras romanescas, prácticamente desde que era un niño. En su autobiografía relata con todo lujo de detalles cómo fue perfeccionando su forma de aproximarse y seducir a sus 132 conquistas (entre ellas varios hombres) y cómo también, sufrió por amor.

A diferencia del Don Juan o el Casanova, el ligón o el mujeriego no se podría considerar un seductor, ya que sus maneras son erráticas, toscas, burdas y no son nada selectivos a la hora de elegir a las mujeres con las que acaban en la cama. Solo les mueve el impulso sexual, el miedo a la soledad, o reafirmar la parte de su Ego que le viene a decir “Eres un crack”, porque se siente adulado por los halagos en torno a su “intensa vida sexual” o su extensa agenda de teléfono. El mujeriego tampoco está muy satisfecho con su vida amorosa o de pareja pues suelen acabar en relaciones con personas con las que tienen poco en común y lo único que les ata son los hijos que tuvieron o las responsabilidades económicas. Estos hombres serán también más propensos a ser infieles o recurrir a sexo con profesionales.

Esta sección tal vez no sea para ti si…

…buscas información para aprender a ligar y tener sexo con el mayor número posible de personas. Si lo que te interesa es poder tener sexo con otras personas y “luego lo que vaya surgiendo” tal vez te interese indagar en las páginas web especializadas para tal fin. Sus autores te ofrecerán bibliografía, vídeos y talleres. Estos autores se hacen llamar o conforman la comunidad PUA (Pick Up Artist) que se podría traducir como artista de la conquista o artista venusiano.  Ofrecen una extensa variedad de estrategias de seducción dirigidas a hombres que buscan conquistar a chicas jóvenes y físicamente muy atractivas con las que tener sexo.

Por los testimonios de los aprendices y seguidores de esta “comunidad”, y sobre todo por la motivación última que les mueve (acostarse con chicas esculturales), se deriva que una vez que han conocido a una chica y continúan una relación afectiva o amorosa les es difícil mantener una relación satisfactoria de pareja. Hay una probabilidad muy alta de que los únicos motivos que los muevan a estar juntos sea la atracción sexual y la fuerte adicción que se da por la frenética montaña rusa emocional generada por las continuas crisis y reconciliaciones.

Hay una probabilidad muy alta de que los únicos motivos que los muevan a estar juntos sea la atracción sexual y la fuerte adicción que se da por la frenética montaña rusa emocional generada por las continuas crisis y reconciliaciones.

Algunos testimonios de hombres y mujeres sobre sus relaciones afectivo-sexuales

  • “No sé si es amor o dependencia, pero cuando no estoy en pareja o saliendo con alguien veo la vida en blanco y negro”
  • “Me resulta fácil llevarme una chica a la cama, disfruto mucho del sexo pero luego me encuentro vacío, aunque por otra parte tampoco quiero comprometerme; estoy hecho un lío”
  • “Me encanta tener sexo con chicas con cuerpos de infarto, pero después de varios años así necesito algo más, me gustaría tener una compañera, para dar y recibir amor”
  • “No me resulta difícil tener un affaire con chicos pero estoy cansada de conocer las intimidades de algún chico y que el conozca las mías y al mes cada cual sigue su camino, ¿Dónde está la gracia de eso?”
  • “Se ve que tengo muy mala suerte con las relaciones”
  • “Estoy harta de rescatar a tíos problemáticos. Creo que me voy a hacer lesbiana”
  • “Tengo una edad que no ayuda nada para conocer a alguien que merezca la pena; el otro día en la discoteca era como invisible a los ojos de los chicos”
  • “Yo quiero aprender a tener el control sobre mi vida sexual y amorosa y conocer a una persona que despierte en mi interés y atracción, y despertar en ella eso mismo hacia mí”
  • “Estoy cansado de ser su WhatsApp-Boy. No pasamos de las conversaciones por el móvil y algún café esporádico, y sin embargo, ella anda saliendo con otros chicos”

Creando relaciones basadas en el amor

Si quieres vivir en pareja sea cual sea tu orientación sexual, tal vez te interese “afinar tu sentido” para elegir con mayor acierto a la persona que quieres que camine a tu lado. Te puede ayudar la reflexión sobre los siguientes puntos:

  • Conócete a ti primero y vive una vida basada en el amor

Si estás pensando en conocer a alguien ya sea porque has terminado una relación, estás dentro de una relación insatisfactoria o sencillamente porque te encuentras solo o sola, has de tener muy claro que quieres para tu vida. No sólo me refiero a la pareja sino en el resto de facetas (qué tipo de trabajo te gustaría llevar a cabo para ganarte la vida, que cosas te gustaría aprender, qué tipo de amistades te gustaría tener, el cuidado de tu salud, etc.). Échale un vistazo al esquema de Mi Jardín para contemplar otras “plantas”.

Un error frecuente que he observado en mi práctica profesional es la esperanza que tienen muchas personas de que cuando tengan pareja, obtendrán la energía y motivación que piensan necesitan para estudiar, trabajar o cuidarse. Lo interesante sería actuar al revés. Es decir, llevar acciones a cabo en todas las facetas que te importan en tu vida intentando perseguir la mejor versión de ti y disfrutar de esa soledad y posteriormente, intentar conocer a alguien.

Por tanto, va a ser clave que te conozcas para luego darte a conocer, y ver que quieres en la otra persona.

  • Aprende a seducir para el amor

Una vez que estás satisfecho o satisfecha con tu vida has de implicarte en situaciones sociales en donde puedas conocer a otras personas. Una estrategia clave para conquistar es no actuar desde la desesperación por estar con alguien y otra será no ser complaciente hacia la otra persona. Esto es, amoldarse a los deseos y caprichos de la persona que te gusta como medio para la conquista última. Esta estrategia probablemente no te de mucho resultado, te puede llevar a la frustración  y al malestar personal. Quienes utilizan esta estrategia de manera recurrente caen en lo que popularmente se conoce como pagafantas. Prácticamente, todos los hombres hemos sido pagafantas en algún momento desde nuestro despertar afectivo y sexual. A falta de una instrucción y modelado apropiados para la nada fácil misión de seducir a la persona que nos interesa, hemos tenido que recurrir “al ensayo y error”.

Existe una carencia de habilidades en muchas personas para entablar una conversación o darse  a conocer y abrirse a personas desconocidas, pero los sentimientos naturales de vergüenza y el miedo a no dar la talla, suelen operar como barreras infranqueables.

Prácticamente, todos los hombres hemos sido pagafantas en algún momento desde nuestro despertar afectivo y sexual.

  • Calibra y haz uso de tu “dispositivo de alarma: Esta-persona-es-así-y-no-va-a-cambiar”

Tu mejor aliada para afinar tu alarma para saber si una persona te conviene o no como pareja, es TU EXPERIENCIA. Es muy positivo ir adquiriendo una calibración con respecto a qué tipo de persona te atrae, y aunque la atracción no es algo que elijamos a voluntad, sí será útil sopesar si has de estar con la primera persona que te atraiga o con cualquier persona que se interese en ti.

En la fase de la seducción o flirteo ambas partes quieren jugar sus cartas y no siempre la sinceridad es la que impera. Pasada esa fase los nuevos amantes se instauran en la cotidianidad y se muestran tal y como realmente son con sus defectos, virtudes y problemáticas vitales. Los defectos o “taras” se muestran más evidentes y surgen conflictos intercalándose cada vez con más frecuencia, llegando a ser una relación que aporta más perjuicios que beneficios.

En otras ocasiones cuando la relación de pareja está más avanzada, a pesar de las  dificultades surgen lazos por los que merece la pena luchar. Ver submenú Amor y Pareja donde investigaciones, sobre todo de los últimos 25 años, han aportado intervenciones para ayudar a la parejas a solventar los conflictos y a aceptar ciertas emociones en pro de una relación en común donde se da la amistad, el amor y la pasión.

Por último comentar, que pese a lo que habitualmente se piensa, si tienes problemas personales o psicológicos previos, una relación amorosa NO va a ser la solución a esos problemas. De ahí la importancia de aprender a cuidar por tu cuenta tu jardín.

La importancia de un jardín cuidado previo a estar compartiendo a vida con otra persoan
  • Cultiva la planta de la pareja cada día sin descuidar el resto de las plantas de tu jardín

Aquellas personas que están más interesadas en amar y dar amor, a veces dedican tiempo y esfuerzo en cuidad más la planta de la pareja descuidando el resto. A largo plazo, puede suponer un problema ya que cabe la posibilidad de que la pareja un día ya no quiera formar parte de tu jardín y te des cuentas que has descuidado innecesariamente el resto de plantas.

Lo que te planteo es cómo puedes conocer a alguien teniendo más elementos de elección, no sólo dejándote llevar por su apariencia física u otras características. La seducción para el amor te ayudará a elegir a una pareja en la que ambos sintáis un amor recíproco y podáis llegar a ser compañeros que edifican una relación duradera, basada en el libre albedrío y tendrás más posibilidades de mantener una relación satisfactoria por más tiempo.