Pon árboles en tu vida… si quieres tener buena salud.

Pon árboles en tu vida... si quieres tener buena salud.

Tomás Quirosa rodeado de vegetación camino de la pintoresca Fuente del Avellano (Granada)

 

El pasado 5 de junio se conmemoró, como cada año desde 1974, el Día Internacional del Medioambiente con el fin de concienciar sobre la importancia de preservar y proteger el entorno natural donde convivimos los humanos con el resto de especies animales. Es tal la importancia de su protección que de ello depende nuestra propia existencia y futuro como especie. Quisiera destacar los innumerables beneficios que proporciona el contacto con los recursos vivos que proporciona la naturaleza –flora y fauna- para nuestra salud. En las últimas décadas, la evidencia científica acerca de los beneficios que tienen las zonas verdes sobre nuestra salud no ha hecho más que crecer. De la misma manera van apareciendo estudios que indican cómo la contaminación del aire, de las aguas y la destrucción de los hábitats en todas sus formas perjudican seriamente nuestra salud a corto, medio y largo plazo, comprometiendo nuestra pervivencia en el planeta tierra. En este artículo, expondré primero algunos ejemplos de los beneficios para la salud que nos proporciona el estar rodeados de árboles y zonas verdes y estar en contacto con ellas. Seguidamente, presentaré algunos datos de cómo un medioambiente enfermo -donde predomina el cemento, el hierro y el humo de los coches- nos hace perder la salud, enfermar e incluso llevarnos a morir.  Por último, me gustaría concluir con algunas reflexiones sobre el papel que tenemos cada ciudadano y ciudadana de proteger no sólo nuestro medioambiente más cercano e inmediato, sino también el que está a miles de kilómetros de donde vivimos.

(más…)

Leer más
Pareja: Paz o una victima de la pasión_red

La pareja con ojos de otro planeta

 

Tras la efímera euforia que sentí durante poco más de tres días debido a las felicitaciones y regalos por mi 30 cumpleaños, me encontraba de nuevo en contacto con mis pensamientos y sentimientos de vacío y soledad. Mi relación de pareja con Gonzalo estaba en punto muerto y, aunque vivíamos juntos, me sentía sola, sin apoyo y perdida. Afortunadamente mi trabajo sí me llenaba. Trabajaba como enfermera en la unidad de hemodiálisis del hospital de mi ciudad; disfrutaba con el trato diario con los pacientes y sus familiares. Además, me sentía realizada como profesora en el grado de enfermería, pues el hecho de ser docente en el mismo campus donde me titulé me retrotraía una y otra vez a mis años de estudiante, de los cuales guardaba agradables recuerdos.

(más…)

Leer más